Urge volver al sentido común en el debate de la repostulación

La derecha en este país tiene las ocurrencias más absurdas que la mente humana pueda imaginar. Lo curioso de esto es que tiene la capacidad de posicionarlo en la “opinión pública” como si fuera algo racional. Así es como algunos años atrás se les ocurrió que el referéndum revocatorio, al que había convocado el Presidente Evo Morales, era antidemocrático, púes se estaba “imponiendo” a la población un referéndum que ellos no consideraban pertinente (seguramente era porque sabían que el pueblo iba a ratificar al presidente). Lo absurdo de ese entonces, era que hubo quienes llamaron dictador al presidente porque “los obligaba a votar en un referéndum revocatorio”.

Hoy en día se plantea otro absurdo que lo posicionan en sus medios de comunicación como si estuviese ocurriendo algo tan antidemocrático que la misma democracia boliviana está en riesgo de venirse abajo. Entonces aparecen opinadores de toda calaña, que a los medios de comunicación les gusta llamarlos “analistas políticos”, y con el ceño fruncido y una preocupación muy alarmante, dicen que lo que está por ocurrir es tan antidemocrático que destruiría nuestra democracia. Entonces, muy alarmados, llaman a la población a defender la democracia que está a punto de ser eliminada.

Cuando tienen que explicar qué es lo tan antidemocrático que está por ocurrir, entonces nos anoticiamos que esto es nada más y nada menos que millones de bolivianos votemos por la persona que es de nuestra preferencia, es decir, el presidente Morales. Entonces uno razona y dice; pero ¿acaso no trata de eso la democracia, es decir, que cada quién vote por el candidato de su preferencia? ¿Cómo se puede decir que sería antidemocrático que uno vote por la persona que quiere votar? Más bien, el sentido común dice que la democracia sería distorsionada si a un sector de la población se le prohibiría votar por la persona que quiere, eso sí sería antidemocrático.

Planteadas las cosas en estos términos, obviamente queda muy claro que una vez más han caído en el absurdo, entonces tienen que plantear las cosas de otro modo. Así salen abogados (de esos que siempre lo confunden todo para esquilmar dinero a sus clientes) y dicen que sería inconstitucional, porque la Constitución lo prohíbe. Plantean las cosas como si fuera algo tan complejo de lo que sólo los abogados pueden hablar, porque “nosotros, las personas comunes, somos tan ignorantes que mejor debemos escuchar boquiabiertos lo que ellos dicen”. Cuando posicionan esa idea, entonces aparecen en los medios de desinformación, con sus aires de expertos y dicen que no hay modo alguno que el presidente Evo se repostule, porque pareciera ser que la Constitución ha previsto todos los casos posibles y entonces ha prohibido cada uno de ellos.
Si ante esta patraña, nos sacudimos de toda la verborragia con la que han envuelto el asunto y volvemos al sentido común, entonces comprendemos que la Constitución, en un Estado Democrático no puede prohibirle a la gente votar por el candidato que quiere votar. El argumento absurdo que utilizan es que Evo Morales ya no puede postular, porque ya ha postulado. Y entonces uno se pregunta, ¿acaso sus contendientes,(aquellos que quieren impedir que Evo repostule – Samuel Doria Medina, Tuto Quiroga) no han postulado también anteriormente? Si-sería su respuesta- pero la diferencia está en que ellos han perdido, en cambio Evo ha ganado. Consiguientemente, la democracia más “pura y perfecta”, según ellos, está en que los que pierden pueden repostular indefinidamente, mientras que los que ganan ya no pueden hacerlo. ¡¡¡Mayor sandez que esa, difícil de imaginar!!!

Finalmente, también plantean que dar paso a la re-postulación de Evo Morales, sería violentar el mandato del referéndum del 21 de febrero de 2016. Es decir, primero envenenaron a la opinión pública con falsedades sobre un hijo de Evo Morales, obtuvieron una pírrica victoria en base a una campaña sistemática de mentiras y ahora, por esa vía, quieren impedir la re-postulación del presidente que más apoyo popular ha tenido en la historia de Bolivia. Lo increíble de todo esto es que los que sostienen que Evo ya no puede postular, ni en sus sueños más fantásticos, podrían obtener la votación que Evo Morales tuvo el 21 de febrero, que casi alcanzó el 50 %.

La única conclusión de todos los absurdos que plantea la derecha oligárquica y sus “analistas” es que buscan por todos los medios impedir que el pueblo boliviano elija democráticamente a su gobernante el 2019.

Carlos Echazú C.

Militante del Partido Comunista de Bolivia – Marxista Leninista Maoísta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *