Sobre nipsters, ecologistas y ecólatras

Hace unos años atrás, recuerdo haber leído acerca del resurgimiento de movimientos fascistas en el siglo XXI. Para quienes no conozcan el origen de estos movimientos, estos se remiten básicamente a dos líderes extremadamente  racistas de la primera mitad del siglo XX; Benito Mussolini y Adolf Hitler.

Estos movimientos básicamente se caracterizaban por considerarse como raza superior frente a “las demás”, que estarían “destinadas” a desaparecer; prácticamente, perseguían a quienes tenían ideas políticas diferentes a las suyas en formas violentas.

Pero esto ya lo sabemos todos. El dato curioso esta en cuan homólogos o conmensurables pueden llegar a ser estos movimientos con ideas que parecen ser prácticamente inofensivas, es más, hasta “bondadosas”. Por ejemplo, ¿ustedes sabían que muchos representantes de la llamada “ecología profunda” mantienen vínculos con grupos neonazis o ultraderechistas?[1]

Después de todo, conviene no olvidar que las primeras leyes de protección de los animales y de la madre tierra las promulgó durante los años treinta en Alemania un célebre vegetariano enemigo del tabaco… Adolf Hitler.[2] No es de sorprender por esto que hoy hayan surgido eufemismos ideológicos como los “nipsters” (abreviación de nazi y hipster) que tratan de ocultar el prontuario político de estas tendencias mediante el apoyo a causas aparentemente inofensivas como las del veganismo, ecologismo, animalismo, etc.[3]

El célebre filósofo español Fernando Savater separo la “ecología”[4] de lo que él denomina la “ecolatrÍa”; la primera se preocupa evidentemente de la destrucción de determinados recursos y seres naturales en función al ser humano, la segunda fanatiza la naturaleza en detrimento del ser humano, “los derechos humanos no son más importantes (¡ni si quiera para los seres humanos!) ,que los derechos animales o derechos vegetales…”, por lo cual, Savater, consideraba esta actitud “disparatada en el mejor de los casos y en el peor sospechosa”.

Se entiende que la ecología es una rama de las ciencias biológicas, que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno.

Creo que no es en vano pensar que esta ecolatría dejo de ser color verde y paso a ser del color blanco, vivir en la ciudad y debatir en las redes sociales sobre “paraqués ecológicos vírgenes”. Los derechos sociales fueron apartados del debate político por los grandes empresarios capitalistas de las potencias industriales desde los años 70 en Estados Unidos en favor de este “nuevo debate”, que al parecer, se nos ha impuesto desde afuera, para pagar postergar los derechos sociales de los pueblos indígenas y la clase trabajadora, en pos del pago de  un daño ambiental que no nos corresponde, postergando de esta manera nuestro desarrollo económico y social. [5]

Nicolas Melendres

[1] Política para amador, Fernando Savater

[2] Op,cit.

[3] http://www.elmundo.es/cultura/2014/08/12/53e9e277e2704e5e7a8b4574.html

[4] Se entiende que la ecología es una rama de las ciencias biológicas, que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno.

 

[5] Discurso 6 de agosto, Alvaro Garcia Linera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *