Si de Marchar Juntos se Trata

Square

Sí, el tiempo nos impone una regla para avanzar, la de marchar juntos. Nos la impone porque el adversario se organiza, planifica, no descansa. Nos la impone porque en aquellos lugares donde hay muchos de nosotros ha sido la unidad la que les ha permitido sobrevivir, por más inmisericorde que fue el enemigo. Finalmente nos la impone porque todo este tiempo hemos caminado divididos y solo hay que ver la necesidad de juntarnos con ver cuánto hemos avanzado cada uno por su lado.

Es así que el tiempo, sabio por el dolor que porta de incontables perdidas, nos llama a unirnos, pasa que él no quiere volver a traer bajo su manto más ilusiones apagadas, más flores marchitadas, más sueños derrumbados por la fragilidad de sus pilares. Que sea pues la historia, diario del tiempo, la que nos permita darnos cuenta de la importancia de unirnos, de juntarnos. Veamos en ella lo que a otros como nosotros les ha pasado, preguntémonos porqué la necesidad de caminar por separado si cada vez que vamos juntos llegamos más lejos. Que sean nuestros Achachilas, los que nos recuerden que cada vez que estuvimos divididos aquí no reinaron nada más que bestias, quienes arrancaban de la carne de nuestros abuelos y abuelas la riqueza para sus palacios. Que sea nuestro dios quien impida que olvidemos, que incluso allí donde se predica el amor a todos pueden estar los egoístas, aquellos que corrompidos por la ambición solo pueden pensar en ellos, y que impida que olvidemos que a esa gente hay que sacarla, que es necesario un cambio.

Es por eso que tenemos que tomar la oportunidad del tiempo, porque después será demasiado tarde, y de tomarla tenemos que ver en su diario que fue lo que otros como nosotros hicieron mal. Si vamos a tomar esa oportunidad tenemos que pedirles a nuestros Achachilas la fuerza de nuestras montañas, tenemos que pedirle a nuestro Dios la capacidad de ver con claridad lo que nos rodea.

Pero por sobre todo, si vamos marchar que sea hermanados, porque si vamos juntos ante el primer tropezón nos separaremos, porque si vamos unidos no será la derrota sino la victoria la que nos dividirá. Marchemos hermanados para que no exista odio ni recelo entre nosotros, marchemos hermanados para que sea en nuestro debate donde cada victoria permita dar un siguiente paso de manera conjunta. Marchemos hermanados porque somos hijos de la tierra, de nuestra tierra, y es de ella que compartimos la sangre, el corazón, el agua y el aire.

Marchemos pues hermanados y demostrémosle al mundo que un mundo mejor está por venir, marchemos ahora porque hay mucho por construir, marchemos siempre con un pie atrás para no olvidar y marchemos con el corazón lleno de la fuerza de nuestra tierra porque aquí nadie nos va a callar y porque con el puño en alto una sola cosa clara hay que dejar: Ha llegado el tiempo de avanzar.

 

Francisco “Tupaj” Garcia, es miembro del Frente Revolucionario Comuna (FREC)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *