Mujeres, existimos porque resistimos

Square

“Nuestro enemigo principal es el miedo y lo llevamos dentro”
– Domitila Barrios de Chungara

 

Compañeras, ahora hay mujeres que vestidas de blanco, organizadas, pulcras, y de la mejor gala se recogen la fortaleza de las mujeres guaraní y lo vuelven su marca.

Compañeras, ahora hay mujeres en filita y con banderas, “convocadas y genuinas”, reciclando gritos y luchas de aquellas a quienes marginan, discriminan, atacan y violentan.

Compañeras, ahora hay mujeres que de la mano de sus hijas e hijos, padres o madres, siguen las consignas falsas del sector más reaccionario y racista de Bolivia.

Compañeras, ahora hay mujeres llamadas a defender migajas, sobras, intereses de pocos, intereses ajenos.

Compañera, mujer ¿te has puesto a pensar en qué te están usando ahora?

Quieren usar tu cuerpo para mostrar al mundo que vos mujer, oprimida de la historia, estas siendo aún más oprimida por este “Indio” en el poder.

Quieren usar tu cara mestiza, tu cara indígena para decir que este país se está cayendo a pedazos.

Quieren usar tu voz porque las voces de quienes te usan ya no son válidas.

Quieren usar tus sueños porque los suyos serían tus pesadillas.

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba se movilizaron cuando muerta de miedo y nervios denunciabas a tu marido que te pegaba?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba se indignaron cuando te quitaron la poca tierra que heredaste y quedaste pobre y marginada?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba sacaron carteles y petardos por la justicia de la hermana Tomasa que fue esclavizada y maltratada toda su vida?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba eran tus amigas en colegio y no te insultaban ni te hacían a un lado por tu color de piel, tu familia o tu posición económica?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba nunca te dijeron gorda o negra o fea porque tu cuerpo no era el que podía ir en la portada de sus revistas de moda?

¿Acaso ahora a esas señoritas de vestido y salidas de la peluquería les importa las horas que caminas cada mañana para ir a la escuela?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba nunca te hicieron sentir menos mujer o de menos valor porque querías ser libre?

¿Acaso ahora a esas señoritas que siempre te miraron desde arriba les importa tu lucha diaria para estudiar teniendo una wawa para que puedas salir adelante en la vida?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba no te hacían lavar su ropa, cocinarles la comida, ordenar su casa, cuidar a sus hijos e hijas, pagándote migajas y tratándote como si no fueras humana?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba salieron a la plaza cuando mataban o violaban a tu prima, amiga, hermana o comadre?

¿Acaso esas señoritas que siempre te miraron desde arriba hace pocos años no te sacaban a palos de sus aceras y plazas?

¿Sabrán las señoritas que siempre te miraron desde arriba qué sueñas para tu vida, para tu país, para tu futuro?

¿Serán tus sueños de país el mismo que ellas quieren?

Hermana mía, hermanas nuestras, que no nos corten las alas ni nos secuestren los sueños. Nosotras si somos fuertes, si somos lideresas, si somos capaces, ENTONCES NO SEREMOS TONTAS ÚTILES para quienes siempre nos discriminaron. Hermanas nos quieren movilizadas pero no politizadas, así una vez más sólo nos utilizan como cuerpos y no como sujetas.

Sin embargo hermanas… tenemos un reto. Nos toca proponer y construir nuestro futuro, para todas y todos, para nuestras hermanas y hermanos que aún no nacen, para nuestros pueblos, para Bolivia. Nos organizaremos, nos miraremos todos y todas y defenderemos nuestras luchas. Así todos y todas contra la opresión histórica y estructural, vamos a pensar, escribir y crear lo que es justo, lo que necesitamos.

Ya nos levantamos contra esta forma de vida que nos oprime, que nos explota, que nos margina, que nos mata… ya dimos los pasos más importantes. Ahora seguiremos caminando, porque valientemente empezamos… y así fuertes, inteligentes y revolucionarias seguimos construyendo por lo que nuestras hermanas y hermanos pelearon y murieron para que vivamos bien, libres, con dignidad y con la frente en alto.

 

Camila Ugalde S.G.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *