Mallku: su hija, ya no es tu empleada

Desde la simpleza de lo poco que conozco del problema sobre las protestas que esta encabezando el Mallku, pienso que los medios de comunicacion están inflando un problema que cuando se desinfle va hacer mas daño a la oposición que aplaude estas protestas que al mismo gobierno.

Pienso que lo del Mallku es romántico, lindo y poético. Ver a un líder de las luchas indígenas de tierras altas de los 90 y 2000, volver a tomar la acción colectiva otra vez, es pues surreal, pero eso solo eso, un recuerdo. Un recuerdo que quiere volver a vivir en otra coyuntura histórica, completamente diferente del origen de su contexto. Y así como los medios de comunicacion ahora alumbran con su parafernalia al Mallku, así también cuando pasen estas protestas, lo van a vituperear, como siempre lo hicieron. Sino vean las entrevistas de Amalia Pando en los 90 y véanla ahora con Cabildeo como habla de el.

Esa pretensión de los medios políticos de unir el conflicto del TIPNIS con el de Achacachi es demasiado forzado, no tiene ninguna raíz. Mucho menos la protesta anunciada por Waldo Albarracin para este 30 de agosto. ¡Que coincidencia!

La verdad se avizora en todo esto, y de verdad lo digo sin ánimos de soberbia, una derrota anunciada por parte de esta ola opositora al gobierno, aunque todo pueda cambiar en un segundo…

Como bien ya lo dijeron, la clase media mestiza solo puede ver este problema desde el balcón, el renacimiento indianista ha sido el motor de esta parte de la historia. Porque como bien el Mallku respondió en los 90`s a la pregunta de Amalia, hoy, su hija, ya no es su empleada.

Nicolas Melendres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *