Lecciones del 6 de Agosto

Square

Por: Juan José Bedregal*

El último 6 de Agosto, las calles de Potosí reunieron a dos formas de ver el país: una, con un proyecto de país concreto expresado en el Plan de Desarrollo Económico y Social, la Agenda 2025 y el Modelo Económico Social Comunitario y Productivo; la otra forma de ver el país, basada en la negación ciega de estos tres pilares, aferrada a eslóganes de redes sociales y al 21F, la única victoria obtenida por la derecha criolla desde octubre de 2003. Se respiraba la polarización entre éstas dos visiones, pero los hechos se pueden resumir en una breve cronología:

  • Durante el discurso presidencial, parlamentarios de Unidad Nacional (UN) y Demócratas corearon el eslogan “ciudadano” de Bolivia Dijo No.
  • Al iniciar el desfile, los mismos parlamentarios de la oposición política ingresan llevando chalinas rojas con el eslogan Bolivia Dijo No.
  • El líder de UN, Samuel Doria Medina y un grupo de sus militantes intentaron ingresar al desfile portando chalinas, banderas y pancartas con el eslogan Bolivia Dijo No.
  • Miembros de “Plataformas Ciudadanas” agredieron verbal y físicamente a militantes de izquierda: en grupos de 2 a 5 personas lanzaron objetos contra organizaciones sociales afines al proceso de cambio; María Anelin Suarez y Sammy Schwartz hostigaron verbalmente a miembros de organizaciones juveniles buscando ser agredid@s; y miembros de G21 afines a Cristian Tejada atacaron físicamente a la dirigente de la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, Segundina Orellana.
  • Al finalizar el desfile, miembros de COMCIPO rompen el cerco policial para ingresar por la fuerza al palco ubicado en la Plaza 10 de Noviembre, arrojando objetos y expulsando al senador René Joaquino.

Destaca el hecho que las plataformas hayan ingresado al terreno de la agresión verbal y física, en tanto que los militantes de organizaciones sociales (miembros de una supuesta “dictadura”) sufren la agresión y rehúsan responder a los ataques. ¿No era el “régimen” violento y abusivo, en tanto que la “ciudadanía libre y democrática” resistía pacíficamente? Los hechos hablan por sí solos, y nos dejan las siguientes lecciones:

  1. Las Plataformas Ciudadanas no existen. Las personas que fueron a Potosí a corear el eslogan Bolivia Dijo No, desde la Casa de la Moneda hasta el final del desfile cívico, eran miembros de partidos de derecha (UN, Demócratas y MSM-SOLBO). Los parlamentarios de oposición se dedicaron a corear esta frase y en el desfile, eran sus propios militantes quienes lo hacían en grupos organizados y reducidos.
  2. La oposición “pacífica y ciudadana” tampoco existe. Los autoproclamados “activistas” (léase militantes de UN, Demócratas y MSM-SOLBO) no son pacíficos, se dedican a insultar, provocar y agredir a militantes y organizaciones sociales. En el caso de Maria Anelin Suarez, Sammy Schwartz, y G21, suben descaradamente sus actos de racismo y odio a las redes sociales.

En conclusión, las caretas y disfraces de blancas ovejitas se cayeron. Bolivia ahora conoce qué clase de personas conforman estos colectivos “ciudadanos”, que no son más que partidarios derechistas camuflados.

(*) Es economista de la UMSA, ex dirigente estudiantil y estudioso de los movimientos políticos y sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *