La tercera cara de los folders de la controversia

Por: Rory Calderón

Hace dos semanas, durante un acto de rendición de cuentas en Sucre, AASANA entregó al menos una treintena de folders que contenían un sello con la frase “Evo Morales dictador del Estado Plurinacional de Bolivia” lo que causó polémica y el repudio del oficialismo. La inmediata repercusión fue la renuncia del director de la institución y el anuncio de un proceso contra la imprenta responsable de la elaboración de los folders.

Al parecer, cortar cabezas y amedrentar a empresas privadas parece ser una solución viable en estas situaciones y poder mantener al pueblo “oficialista” tranquilo y a una oposición calmada, sin embargo, ésta es una llamada de atención para todos los profesionales en comunicación que son parte de las distintas unidades pertenecientes al Estado, es por eso, que a título personal, demando se haga público el nombre de la imprenta para vetarla de alguna forma de nuestras futuras adquisiciones, ya que ese no fue un error involuntario sino, intencional, ya que usaron una imagen posicionada del presidente en varios productos del Estado para mofarse y calificar a la primera autoridad de Bolivia como un “dictador”.

A título personal, solicito también se separe de la institución al equipo de comunicación o al menos al responsable y al diseñador gráfico, ya que es responsabilidad plena de ambos poder hacer la última verificación de calidad del servicio o producto que ellos solicitan a las imprentas o a las productoras, en muchas ocasiones hemos sido testigos de la desvinculación injusta de compañeros de lucha del Proceso de Cambio por errores totalmente menos insignificantes que este hecho y el encubrimiento de estos funcionarios significaría un hecho grave para la contratación por meritocracia que caracteriza a todos los profesionales del país, que son parte del Estado Plurinacional de Bolivia.

El Sindicato de Trabajadores de AASANA, así como tomó cartas en el asunto de manera apresurada en contra de la cabeza de la institución, así también debería tomar acciones precisas y concretas con los demás funcionarios que se vieron involucrados en la adquisición, contratación y pago de la imprenta por ser complices, voluntaria o involuntariamente, de este mal uso de la imagen del Presidente Evo Morales Ayma.

De esta forma, la masacre no solo se daría en contra de compañeros de lucha del Proceso de Cambio, sino con profesionales descuidados y no comprometidos con la imagen del Presidente y el Gobierno Nacional.