La cara oculta detrás de Franklin Gutiérrez

Square

Por José Daniel Llorenti

Especial para Prensa Rural

 

El conflicto entre cocaleros de los Yungas develó algunas contradicciones internas que se suscitan en el interior de los movimientos sociales, y también sindicales. Sin embargo, a pesar de ser un conflicto interno y de índole sindical, éste no está exento de connotaciones políticas y partidarias.

Franklin Gutiérrez terminó su gestión como dirigente de ADEPCOCA en diciembre del año 2017, y convocó un par de meses después a su informe de gestión, mismo que duró unos pocos minutos, y que se realizó, no accidentalmente, el día del banderazo, justo para desmovilizar a las bases cocaleras que pretendían viajar a apoyar un hito histórico para nuestro país. Sin embargo, eso no terminó así, sino que Gutiérrez rodeado de sus apologistas y gendarmes se rehusaron a abandonar sus funciones con intenciones de continuar ilegalmente en su cargo y además comenzó con la persecución de los dirigentes antiguos de ADEPCOCA, insultando y atemorizando a sus familias.

En primera instancia esto parecería que es un conflicto particular y sindical, sin embargo, la actitud de Gutiérrez llama en demasía la atención, ya que días después de violentar la sede de ADEPCOCA en Villa Fátima, invitó a Samuel Doria Medina a cultivar coca a Los Yungas.
O sea, se tienen pruebas latentes de que Gutiérrez tiene otros intereses y que no escatimará esfuerzos en conseguir sus objetivos mezquinos (los objetivos de Samuel Doria Medina):

*Desconocimiento del comité Ad Hoc compuesto por dirigentes históricos de ADEPCOCA para imponer su voluntad de la mano de sus gendarmes.

*Exceso del uso de violencia en la toma de las instalaciones con el uso incluso de dinamita.

*Negar cualquier intención de diálogo.

*Convocar a una supuesta rendición de cuentas justo el día del banderazo.

*Invitar a Samuel Doria Medina a cultivar coca, a sabiendas, que Doria Medina fue parte de los gobiernos que en alianza con Estados Unidos se rehusaron siempre a la ampliación de las hectáreas de coca y apoyó su erradicación forzosa.

*Y finalmente, la persecución que Gutiérrez está realizando contra otros dirigentes de las 10 federaciones de coca de Los Yungas.

Esta información es ocultada por los medios masivos de información y a sus periodistas que defienden a la vieja derecha neoliberal, como Página Siete, Amalia Pando, Andrés Gómez, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *