Estudiantes vendiendo educación

La mercantilización de la educación puede ser analizada desde diferentes niveles: instituciones privadas contra instituciones públicas o incluso los altos costos existentes en las mismas instituciones públicas, atentando siempre contra el estudiante. Lo paradójico e irracional es cuando los mismos estudiantes atrincherados en centros de estudiantes no hacen nada para disminuir esos costos, por ejemplo: el aporte voluntario, el costo de los cursos de temporada (verano/invierno), curso prefacultativo, examen de dispensación, y otra variedad de trámites. Pero el colmo de los colmos es cuando esos mismos estudiantes crean otros costos adicionales, sometiendo económicamente más y más a sus mismos compañeros.

En esta situación se encuentra la Universidad Mayor de San Andrés. La máxima representación estudiantil (FUL HD), en menos de un año de gestión, ha ido realizando prácticas de mercantilización en toda la Universidad.

Era acertado financiar la refacción de las oficinas de la FUL con el presupuesto institucional. El monto asignado en una primera fase asciende a Bs. 110.000 (Res. HCU 364/2016), habrá que ver cuánto solicitan para una posterior fase. Lo aplaudible de la medida era asignar el presupuesto ahorrado de la FUL para beneficiar a los estudiantes, lastimosamente no sucedió así.

FUL HD prometía en la campaña la ampliación de becas comedor. El 8 de noviembre de 2016 asignó 30 becas comedor a los integrantes de la FUL (Res. CE 745/2016), por lo visto se cumplió lo prometido, pero no leímos las letras pequeñas que decían que la ampliación iba a beneficiarlos a ellos. Consecuentes con su medida, el 17 de marzo de 2017 se asignaron nuevamente 30 becas comedor para los integrantes de la FUL (Res. CE 122/2017). Lo curioso de la medida es que se aprobó en Comité Ejecutivo, y no en el pleno del Honorable Consejo Universitario.

Muchos objetaran que la labor dirigencial es de 24 horas y a veces a los dirigentes no les alcanza para almorzar o para los pasajes. Si esto fuera cierto, entonces se debe responder ¿por qué el 19 de abril mediante resolución rectoral se contrata 5 administrativos para que cumplan funciones en las oficinas de la FUL? Se solicitó: un secretario, un chofer (!), un auxiliar de oficina, un mensajero y un portero (Res. Rec. 279/2017).

La FUL cuenta con 30 estudiantes beneficiados con beca comedor, y con 5 administrativos contratados, constituyendo un aparato demasiado grande. ¿Cuáles son las labores que realiza?

Una de las actividades que realiza la FUL para mejorar la calidad académica y las competencias profesionales de los estudiantes son seminarios y talleres, a los que puedes acceder pagando. Podemos mencionar los siguientes seminarios:

  • “Jornadas de actualización de ciencias contables económicas y empresariales” que tuvieron un costo de Bs. 50 y Bs. 150;
  • “Lingüística pedagógica e investigativa”, un costo total de Bs. 21;
  • “Cuidados paliativos” a Bs. 20 y Bs. 30;
  • “Análisis y cálculo de las reservas de shale gas en Bolivia” y “Análisis de propiedades mecánicas de la aleación nitinol” tuvieron un costo de Bs. 10 cada uno;
  • “Enfoques diversos sobre el aborto”, cobraron Bs. 5.
  • “Estructura y funcionamiento del departamento de bienestar social UMSA”, la muestra más alta de cinismo, cobraron Bs. 5 por explicar a personas de escasos recursos cómo postular a las becas comedor y becas académicas.

Los seminarios obviamente incluían un certificado, material y refrigerio, que por cierto pueden ser cubiertos por la FUL cargándolo a su POA, pero no, decidieron cobrárselos a los estudiantes, a sus mismos compañeros de curso.

Resumiendo, la actual FUL se ahorró dinero cargando las refacciones de la oficina al Presupuesto institucional, tiene personal administrativo (secretaria, portero, chófer), se benefició de un total de 60 becas comedor, y de paso te cobra para explicarte cómo puedes acceder a una beca comedor, eso si es que quedan cupos.

La pregunta ineludible es ¿qué hace la FUL con el dinero que no están gastando? Sin entrar a responder esa interrogante, y dejando de lado el accionar netamente político, lo único que podemos afirmar de momento es que la FUL vigente ha profundizado el proceso de mercantilización de la educación dentro de la UMSA.

Cristian Paucara, militante Partido Comunista de Bolivia – Marxista Leninista Maoísta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *