Entendiendo a Arturo Murillo

Square

Al terminar el 2016 se tenía un total de 104 mujeres víctimas de feminicidio, sólo para marzo del presente año ya existía una cifra de 20 feminicidios, el Fiscal General expresó que hay un promedio de 1 feminicidio cada 3 días.

Ahora bien, si nos referimos a datos sobre el aborto en nuestro país, las cifras no son exactas debido a que es una práctica ilegal en muchos casos, sin embargo, se estima que 200 mujeres se practican diariamente un aborto de manera clandestina, datos de la investigadora Natalie Kimball arrojan que anualmente en Bolivia abortan entre 40.000 y 80.000 mujeres, eso quiere decir que cualesquiera sean las causas, en Bolivia el aborto es una realidad y un problema que es necesario abordar de manera seria.

Teniendo todas estas cifras, estremecedoras cifras, que tienen un factor común de violencia y muerte contra la mujer ¿cómo se entiende que un hombre, que tiene un puesto de tamaña clase en el Órgano Legislativo de nuestro país como es el caso de Arturo Murillo, se atreva a instar a que las mujeres se suiciden? Es decir ¿No es suficiente ya las formas en las qué se las está matando?

Pero bueno, veamos en qué escenario se puede entender dicha actitud.
Hace poco Arturo Murillo dando su posición sobre el aborto dijo básicamente que era lamentable que un puñado de mujeres que se creen muy liberadas hayan redactado artículos contra la vida, que él apoyaba que hagan lo que quieran con su vida y que se maten, que se tiren del quinto piso, que se suiciden, “…mátense las mujeres que dicen que quieren hacer lo que les da la gana con su cuerpo, suicídense…”, no estamos leyendo un guion de Tarantino, son las palabras de Arturo Murillo, senador de oposición, palabras que no dijo a su grupo de amigos, ni a su familia, sino que las dijo en plena sesión de la Asamblea Legislativa.

Esta actitud sólo puede entenderse si vemos en amplitud la vida de Arturo Murillo, si leemos las entrevistas que ha hecho respecto a su vida, hay temas de coincidencia, él, siempre hace referencia en una primera etapa a lo difícil de su niñez, siempre tuvo que trabajar para mantener a su madre y a sus hermanos, es decir, Arturo Murillo entiende por completo las dificultades y la gran responsabilidad que una mujer asume al criar a los hijos, porque él mismo tuvo que asumir parte de esa responsabilidad, pero aun así empuja a que las mujeres se suiciden.

Debido a que tenía que ayudar y trabajar para mantener a su madre y hermanos, él menciona que no pudo terminar bien sus estudios, de hecho, Arturo Murillo nunca ingresó a la universidad, lo cual no es algo que se juzgue en absoluto, sin embargo, siempre menciona las frases “me hubiese gustado” “si hubiese podido” al referirse a su deficiente educación, una frustración que arrastra.

Cabe indicar que en Bolivia se estudia actualmente con una matrícula anual de 27 Bs. es decir, lo que cuesta un almuerzo y antes no era distinto,¿Entonces puede ser un factor, la deficiente educación de Arturo Murillo, para hablar con tanta ignorancia sobre un tema tan preocupante?

Otra cosa que no es ajena a ninguno, es que Arturo Murillo no hizo su servicio militar debido a que tiene “pie plano”, no logró hacer su servicio militar siendo incluso que su abuelo fue benemérito de La Guerra del Chaco, algo que lo enorgullece mucho, pero que suma a su lista de frustraciones.

Hablemos ahora de temas aún más personales, Arturo Murillo dentro de tanta moralidad lleva a cuestas ya 2 divorcios, en la iglesia no existen pecados mayores o menores, es decir que Arturo Murillo es igual de pecador que la mujer que ha decidido abortar, pero, en fin, no es el tema de fondo.

Cuando Durkheim escribe “El Suicidio” muestra que existen un alto número de suicidios en hombres y que estos tenían como algunas principales causas; el fracaso económico, el fracaso emocional y el fracaso personal, es decir que son una serie de frustraciones y de fracasos lo que hacían que el hombre se sienta incapacitado en cumplir roles no solo a nivel familiar, sino a nivel social, lo que lo llevaba a tomar la decisión de suicidarse.

Cuando hablamos de Arturo Murillo, estamos hablando pues de un hombre mentalmente inestable, desequilibrio mental altamente peligroso , no solo porque está enmascarando a un potencial violento a niveles altos de psicopatía, sino que es peligroso también por las consecuencias de sus palabras, esperemos pues que no se desencadenen suicidios de mujeres. Como ejemplo, solo una mujer que pasó por el drama se puede poner en los zapatos de una adolescente que ha sido violada, que haya quedado embarazada y que su principal opción es el aborto y no se entiende que en ese drama venga un troglodita a decirte que mejor te suicides, y es mas preocupante aún que el señor haya exaltado los ánimos de extremistas moralistas e hipócritas como él, no vaya a ser que éstos salgan a las calles a matar mujeres.

En los primeros estudios que Lacan hace, se encuentra el caso de Aimeé, una mujer que llevaba una vida totalmente normal, pero que intentó matar a una actriz francesa muy famosa, Huguette Duflos, Aimeé veía en esta actriz una inspiración de lo que quería ser, pero a la vez, veía un peligro a su estilo “normal” de vida, es decir que al intentar matar a Huguette, Aimeé estaba matándose y haciéndose daño a ella misma, existía pues una detorsión de la identidad.

Cuando escuchamos decir a Arturo Murillo “hagan lo que quieran con su cuerpo, mátense, suicídense” tenemos que ver que está hablando un hombre lleno de frustraciones y de fracasos. Fracasó en cada aspecto de su vida, está frustrado en cada aspecto de su vida, su niñez, sus estudios, sus matrimonios, su vida emocional, su carrera política, todas estas excusas son un conglomerado de frustraciones y fracasos, la vida de Arturo Murillo es una vida de frustraciones y fracasos continuos, entonces, un hombre frustrado y fracasado como él, al increpar a las mujeres para que se suiciden, no está nada más que reflejando lo que él quisiera hacer con su vida.

Un grupo tan amplio de mujeres como el que se ha descrito al inicio del artículo, no tiene por qué pagar por los fracasos y las frustraciones de un hombre; Arturo Murillo no puede hacer que este grupo de mujeres, en general a las mujeres, paguemos las desdichas y traumas de su vida.
En conclusión, Arturo Murillo debería aplicar su propio consejo a él mismo y hacerle por primera vez en su vida, un bien al país.

Andrea Verdecia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *