Economía vs Desinformación: el Origen del Análisis

Square

Por: Juan José Bedregal*

En ocasión de un aniversario más de mi querida Carrera de Economía de la UMSA, quiero escribir un poco acerca del rol de nuestra carrera para enfrentar la desinformación.

La sociedad actual es altamente desinformante. Los medios no nos dicen toda la verdad, más bien nos venden su propia versión de la verdad. Los programas de TV explotan el morbo y la vulgaridad en pos de ganarse al público, la radio y los periódicos son medios cada vez más publicitarios y menos informativos. El internet parece ofrecer una salvación frente a este panorama, pero el uso que se hace en Bolivia de este medio es aún limitado y puede ser bastante mal utilizado.

Salir de la esfera de la desinformación es sencillo, pero pocos se animan a hacerlo. Para romper con un entorno desinformado sólo hace falta buscar información. A modo de ejemplo, revisemos algunos términos de búsquedas en internet.

El gráfico muestra la frecuencia de búsquedas desde Bolivia en Google. Las palabras a comparar son “Urea”, “Economía”, “Juan Pari” y “Calle 7”. He elegido comparar las búsquedas sobre economía con las de urea, que es un tema de actualidad económica nacional debido a la reciente inauguración de la Planta de Urea y Amoníaco de Bulo Bulo; “Juan Pari” y “Calle 7” son ejemplos de temas de amplia cobertura mediática, Pari por ser el protagonista de un reciente escándalo en el Banco Unión y Calle 7 por ser un programa de telebasura que explota el morbo y los chismes.

 

FUENTE: Google Trends

Se puede notar que “Calle 7” (a pesar de su clara tendencia decreciente) es una búsqueda mucho más frecuente que “Economía”, mientras que el escándalo noticioso de “Juan Pari” superó rápidamente a los temas de actualidad económica en lo que va de octubre. La urea tuvo su máximo de interés el mes de septiembre cuando fue inaugurada la Planta de Bulo Bulo y aunque no ha perdido actualidad, se encuentra muy lejos de otros temas más mediáticos en el mes.

Es lógico suponer que el común de las personas no ingresa a Google para saber qué es la urea o enterarse sobre noticias económicas. Sin embargo, la comparación es útil para ilustrar la diferencia entre las búsquedas de temas económicos, y las búsquedas de temas “de moda”.

Pero ¿por qué es malo estar desinformado? La respuesta es: porque nos acostumbra a no investigar. La manipulación de las noticias con fines publicitarios, de línea editorial o incluso políticos, es un hecho patente hoy en día. La redacción de un titular en la prensa, radio o TV puede cambiar todo el sentido de una noticia. Por comodidad, es más sencillo tomar como cierto lo que los medios nos dicen y evitamos comprobar los datos que podrían confirmar o rechazar la información recibida.

Este es el punto donde se conectan la teoría y la práctica en cualquier campo de la economía. Un primer paso para aplicar lo aprendido en las aulas de la carrera es revisar las noticias del ámbito económico, teniendo presente que la información no es definitiva y que puede estar errada. Elige una noticia sobre la economía nacional o internacional y profundiza en ella, revisa sus fuentes, los datos que presenta y los períodos de tiempo que abarca; luego busca en páginas especializadas la misma noticia, y de ser posible busca fuentes estadísticas oficiales que provean los mismos datos que se mencionan. Como último paso, piensa en qué área de la economía puede explicar los hechos y busca artículos científicos (papers) o libros al respecto, para formularte un criterio.

Tómate tu tiempo en este proceso. Si te gusta escribir, puedes redactar tus conclusiones y publicarlas en tu muro de Facebook o en algún blog como opinión; si no eres buen@ escribiendo no importa, porque mientras más leas, más fácil te será escribir. Elige una nueva noticia y repite el proceso. Verás que no sólo se amplían tus conocimientos sobre la actualidad, sino también sobre la teoría. Este es un ejemplo muy simplificado de lo que se llama investigación, y es muy poco lo que se enseña en cinco años de carrera sobre cómo hacerla. Investigar las noticias de actualidad permite descubrir que algunos medios mienten o cuentan verdades a medias, y que otros ni siquiera investigan antes de escribir sus titulares.

Este punto tiene mucho que ver con la forma en la que se enseña la Economía. En las aulas, los enfoques ortodoxos dominan los planes de estudio, pero en la actualidad existen fenómenos que la corriente ortodoxa no ha podido explicar: los multiplicadores de la política fiscal en el crecimiento económico, la vigencia y forma de la curva de Phillips en las economías en vías de desarrollo, el efecto de la relación Marshall – Lerner entre devaluación y balanza comercial, o el régimen de demanda (guiado por salarios o por beneficios) bajo el cual operan las políticas económicas[1]. Sin embargo, estas cuestiones han tenido respuestas más certeras desde el pensamiento económico heterodoxo. No es la realidad la que se debe ajustar a la teoría, debe ser la teoría la que se ajuste y explique la realidad.

La economía moderna tiene un fuerte componente empírico y hace un amplio uso de los métodos cuantitativos. Muchos de los modelos que creíamos escritos en piedra, están siendo objeto de revisión, comprobación o refutación. Esto ha abierto el espacio a que se vayan recuperando las tesis de economistas heterodoxos, y abriendo espacio a nuevas teorías y modelos económicos[2]. La investigación es hoy en día, la principal fuente de los avances en Economía. Aquí es donde radica la importancia de cuestionar los modelos de libro de texto, revisar los supuestos, y someter la teoría a comprobación, validación y refutación. La desinformación en el ámbito económico usa como herramienta las tesis ortodoxas, considerándolas dogmas inamovibles. Una manera de combatir la desinformación es empezar por revisar la actualidad, saber lo que ocurre y preguntarte por qué ocurre.

Empieza por observar una variable macro o microeconómica, sus caídas, crecimientos y variaciones; trata de encontrar los eventos (revisando las noticias o la historia) que expliquen esas variaciones. Un gráfico bien diseñado puede decirte lo mismo que un complejo modelo econométrico, la única diferencia está en la precisión de los modelos. Para finalizar, hago énfasis en la necesidad de romper con lo establecido: si no eres buen@ con los métodos cuantitativos, no te sientas limitad@ para investigar. Los modelos matemáticos y econométricos no son un fin en sí mismo, sino una herramienta para verificar tus hipótesis.

Busca información, lee y comenta tus conclusiones con tus compañeros, auxiliares y docentes; lo más hermoso de estudiar Economía, es que el conocimiento está en construcción constante y todos podemos aportar desde nuestra realidad. Los libros, los papers y los datos están un clic de distancia.[3]

Busca, investiga, comparte y utiliza datos para debatir. La investigación y el análisis de la economía empiezan por la simple curiosidad en un tema. Pensemos la economía desde Bolivia, construyamos nuestros propios modelos, construyamos nuestro propio pensamiento.

*Juan José Bedregal es economista de la UMSA con mención en Análisis Económico, ex dirigente estudiantil y estudioso de los movimientos políticos y sociales. Este artículo está disponible también en la plataforma digital La Resistencia: http://www.laresistencia.info/.

[1] Un despliegue detallado de algunas disyuntivas entre el pensamiento económico ortodoxo y el heterodoxo en América Latina puede ser consultado en el siguiente artículo: http://www.celag.org/re-marcando-la-cancha-la-izquierda-economica-latinoamericana-6-grandes-disyuntivas-la-politica-economica/.

[2] Una revisión del desarrollo de los métodos empíricos (capítulo 16) y del pensamiento económico heterodoxo moderno (capítulo 17) está en “Historia del Pensamiento Económico”, de H. Landreth y D. Collander, Cuarta Edición. Descarga en: https://drive.google.com/file/d/0B2KnYEms2DCOd1Z4NjZMcEFiSGs/view.

[3] Como muestra de cuánta información está a un clic de distancia, este link contiene toda una biblioteca de libros de economía: https://mega.nz/#F!rsV2XAjZ!Ud6m7QYrCo3Y1rxXarStKA!7klmzBLA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *