Clase media: Ni chicha ni limonada

Square

Tras el fallo del tribunal constitucional plurinacional (en el que se habilita la re-postulación ilimitada de todas las autoridades), no se puede negar que existió consternación en muchas personas, yo como persona afín al gobierno y militante del Proceso de Cambio, también la sentí.
Mucho se dijo respecto a que se estaba violando la democracia y que esta búsqueda de la re-postulación eran las ansias de un individuo por perpetuarse en el poder; sin embargo, fue un sector de la población el que se sintió agredido con esta medida, un sector que antes de este gobierno era más pequeño, y que en los últimos 10 años se incrementó en más del 20%, la clase media… ¿Que podemos decir de este sector? Pues, que si bien es parte del pueblo, no se siente identificado con él, ni con sus luchas, porque no le pertenecen, este sector de la población tiene la capacidad de adherirse a las luchas de la clase trabajadora, cuando estas puedan generarle algún tipo de beneficio y tiene la flexibilidad de defender los privilegios de la clase alta, a la que efervescentemente aspira pertenecer.

A este sector no le interesa que la silla presidencial sea tomada por un empresario como Samuel Doria Medina, o que el país regrese a las condiciones en las que se encontraba con un Gonzalo Sánchez de Lozada, ya que nada de esto repercutiría en su modo de vida acomodado, por esta razón se encuentra en la facultad de rechazar la posibilidad de una gestión más, del presidente que más hizo por la clase trabajadora, que sacó a más de 2 millones de personas de la pobreza, esto no, no le interesa.

La sensación de democracia transgredida la siente esta sector de la población ya mencionado, sector que no luchó por conseguirla, como luchó el pueblo, la clase trabajadora, campesinos, mineros y obreros, que fueron los que detuvieron las balas con el pecho el 2003, para combatir el modelo neoliberal que se sostenía a sus espaldas, esta es la gente que se vería perjudicada con un gobierno de derecha; las luchas de este sector fueron las que parieron el Proceso de Cambio, posicionaron a Evo Morales como primer mandatario y respaldaron la aplicación de la nueva Constitución, una Constitución que estuvo sujeta a modificaciones, por la influencia de partidos de derecha en el senado; una Constitución que en su nacimiento fue rechazada por los viejos políticos que ahora la defienden a quemarropa. La modificación de esta constitución, no genera malestar en el pueblo, pueblo que murió por conseguirla, porque la gente que en el pasado estaba marginada y su vida mejoró en esta última década, continúan sintiéndose identificada con su Presidente.

El día en que estos sectores sociales sean los que sientan su lucha traicionada o la democracia rota, ese día se deberá replantear el rumbo que sigue el Proceso de Cambio, mientras el pueblo continúe viéndose reflejado en Evo, entonces Evo para el pueblo.

Porque la democracia es mucho más que introducir una papeleta en la urna, la democracia es que el pueblo ha de gobernar.
Es el momento justo para profundizar el Proceso de Cambio.

 

Yanela Echazú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *