Carta abierta a Jorge “Tuto” Quiroga

Square

Hace un par de meses atrás, tuve la oportunidad de escribir un pequeño artículo que llevo por título “Oposición, entre la incoherencia e ignorancia”, en aquella ocasión, mi texto estaba dirigido especialmente a los portavoces y representantes de las bancadas de UN, y el partido demócrata de Rubén Costas. Lejos estuve de relacionar el título y el contenido de ese artículo con la coyuntura actual que vive nuestro hermano país de Venezuela, mucho más lejos aún de citar a uno de sus principales detractores externos, como lo es usted. Tan lejos y desacertado estuve aquella vez, que para relacionarlo con la incoherencia e ignorancia a la cual hice referencia al comienzo de este párrafo, solo basta leer, escuchar o ver los planteamientos y argumentos que maneja su persona sobre la coyuntura venezolana.

Se preguntara por qué lo relaciono directamente con el término “incoherente”, pues claramente sus actos no guardan relación o coherencia alguna con las palabras que hoy en día predica casi a diario, permítame detallarle algunos de los argumentos que me llevan a definirlo de esa manera:

  1. Constantemente sube el tono de voz al momento de tildar como “dictador” a Nicolás Maduro, sin embargo, usted olvida que llego al palacio de gobierno de la mano del mismísimo Hugo Banzer Suarez, que 10 años antes de que usted comience a ser parte activa de “ADN”, terminaba con una de las dictaduras más crueles y sangrientas que atravesó nuestro país.
  2. Más de una vez, usted ha calificado al gobierno venezolano como una “dictadura atroz, feroz, dura, pura, corrupta y criminal”. ¿Alguna vez se ha preguntado o ha investigado cuales fueron las principales características del gobierno del “general” Banzer allá por el año 1971?, lamento decirle que la lista nombrada anteriormente quedaría muy corta.
  3. Otro de los términos que comúnmente utiliza para definir el gobierno democráticamente elegido de Venezuela es el de “narcocriminal”, a pesar de que usted asumió en 1992 el ministerio de finanzas del ex presidente Jaime Paz Zamora, un gobierno cuya principal particularidad fue la contigua relación que tuvo con el narcotráfico.
  4. La guerra del agua del año 2000, con una víctima fatal, cientos de heridos y usted como vicepresidente le debe sonar muy lejano, pero claro, la dictadura esta en Venezuela y el tirano es Nicolás Maduro.
  5. Hace unos meses atrás, usted repudió enfáticamente la salida de CNN de Venezuela, sin embargo en el año 2002, cuando ya era presidente y a través de la entonces superintendencia de comunicaciones, usted quitó la señal y cerró más de una emisora radial en el departamento de Cochabamba, llegando incluso a confiscar sus equipos de trabajo.
  6. El mismo 2002, y en solo cuestión de horas, la cámara de diputados cuya mayoría estaba compuesta por sus aliados políticos, quito de forma definitiva el curul parlamentario a Evo Morales, y usted no salió en ningún momento a enarbolar la bandera de la democracia, ni a defender la voluntad popular ante aquel atropello parlamentario. Para lastima suya y la de sus “socios” en política, quien fuera expulsado aquella vez como diputado, asumiría como presidente del país 3 años después.

Y así sucesivamente podría ir nombrándole un argumento tras otro, que hacen incoherente y hasta inconsecuente su postura sobre Venezuela, pero esto es tan solo una carta abierta y la intención no es aburrir a los lectores, sino más bien refrescarles la memoria respecto a lo que usted fue, y lo que hoy dice o pretende ser.

Relacionarlo con la ignorancia parece que fuera un trabajo bastante complejo, dada su vasta y connotada formación que posee, además de la envidiable trayectoria profesional y política que ya todos conocemos. Digo parece, porque al fin y al cabo no lo es, puesto que a simple percepción usted desconoce de forma abrupta, que por ejemplo, el primer periodo de gobierno de su “padre político”, el “general” Banzer, tuvo consigo 400 muertos, 100 desaparecidos, 14.000 encarcelados y 19.000 exiliados. Ignora, que el gobierno de Jaime Paz Zamora, para el cual usted fue ministro de Finanzas, fue una gestión cubierta de actos de corrupción y de famosos “narcovínculos”. Olvida, que durante sus gestiones como vicepresidente y presidente del país, la violenta represión social  y la constante cohibición de la libre expresión fueron prácticas comunes.

A la incoherencia e ignorancia de sus actos detallados anteriormente, tengo la obligación moral de mencionar también la hipocresía con la cual usted ha venido insultando y subestimando la memoria e inteligencia ya no solo de los bolivianos y bolivianas, sino también la de la comunidad internacional.

Señor Quiroga ¿ese es su verdadero compromiso con la democracia y las libertades en américa latina?

Solo espero, que en su afán de deslegitimizar la gestión del actual presidente de nuestro país y en medio de su ya constante e incontenible caída política, usted haga el menor daño posible a Venezuela.

 

Roberto Carlos Herrera

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *