ALBA: Una dosis de politiquería barata recuerda cuan malagradecidos son algunos

Square

Resulta necesario tener que enfrentar a medios de comunicación arbitrarios que sólo buscan poner en detrimento una loable labor que se ha venido desarrollando desde el 2006, cuando muchos estudiantes han logrado conocer, vivir, experimentar, estudiar y sobre todo pertenecer a la gran comunidad latinoamericana albergada en Venezuela durante todo este tiempo. Una de las formas más villanas de establecer la contradicción es mentir bajo pseudónimos de tres presuntos beneficiarios o medias verdades de la realidad de los estudiantes becados, ya que estos que supuestamente “se quejan” de haber desempeñado todo tipo de labores en el mercado informal, también tendrían que declarar que no sólo se dedicaron a estudiar sino también a formar familias, por supuesto que están en pleno derecho de hacerlo, sin embargo estos no son puntos que el Estado venezolano debiese contemplar bajo la modalidad de beca, y que para conocimiento de todos está netamente establecida para estudiar.

Evidentemente la situación financiera que vive Venezuela actualmente no es de las más favorables, aun así, no deja de ser parte del fortalecimiento del sistema operativo, educativo y social de la región, ofreciendo aún en la escasez los mismos privilegios e igualdad de oportunidades. Está claro que en el cumplimiento de los acuerdos bilaterales con Bolivia en el marco de la alianza Bolivariana de Los Pueblos de Nuestra américa (ALBA) Venezuela ha beneficiado a muchos bolivianos con el afán de realizar estudios superiores en el Sistema Universitario de Venezuela sin que estos tengan que preocuparse por el sustento y abrigo.

También hay que destacar que las declaraciones bajo pseudónimos de los denominados beneficiarios son totalmente contradictorias, por un lado expresan la culpa de dos gobiernos por supuestamente incumplir acuerdos, cuando en definitiva fueron ellos quienes incumplieron al tener que trabajar para mantener a sus recién nacidos, figura que no estaba contemplada dentro de los contratos firmados en el marco de las alianzas bilaterales, elevadas a Ley, y por otro no quieren dejar Venezuela. En este sentido, la EGPP indica que la comisión que viajó a ese territorio, conversó con los becarios y ninguno aceptó volver pese a la difícil situación que indican atravesar y de la cual se quejan. Es por esto que la politiquería barata de Página Siete una vez más hace de las suyas para restarle valor a las posibilidades que muchos han podido superar y han logrado, gracias a estos acuerdos. Cuan malagradecidos resultaron ser algunos que no contentos con tan descarada mentira, desvirtúan el sistema de aporte latinoamericano, atribuyendo connotaciones muy convenientes para tomar partido, siendo una muestra de que hay mucha contradicción y pocas nueces.

Es tan notorio lo que busca este pseudoperiódico al descalificar de forma abrupta las declaraciones de los beneficiarios y recién licenciados del sistema universitario ofrecido en dicho país, que pareciera que nunca se hubiese tomado en cuenta que estos becados son personas de escasos recursos de Bolivia con pocas o ínfimas probabilidades de ingresar al sistema de educación superior, y que en entrevista previa fueron informados de la actual situación que atraviesa la población venezolana. Así como de reconocer el espíritu permanentemente solidario que fortalece el desarrollo no sólo profesional sino también personal de cada uno de los participantes, entendiendo que donde comían uno, comían dos o tres, destacando las posibilidades de atención médica que tuvieron muchos como operaciones hasta del corazón, disponiendo de este modo de un seguro de salud y legalizaciones libres de pago, aguinaldos y viajes al caribe con todos los gastos cubiertos, con transporte o traslados gratuitos, entre otros beneficios. Pero lo que es más alarmante es la forma como intentan conducir los comentarios del señor Guillermo Delgado, ya que la oportunidad de becas en Venezuela se da por el hecho de que existe una gestión previa y continua de la EGPP para velar por el rendimiento de los estudiantes y los mismos puedan adquirir nuevas experiencias de integración en la región; con compañeros paraguayos, nicaragüenses, colombianos, ecuatorianos, argentinos, brasileños, chilenos, mexicanos, salvadoreños, uruguayos, entre otros. La noticia que realmente importa es que fueron recibidos en nuestro país por el canciller Huanacuni, 76 titulados entre medicina y diversas áreas, está demás decir que muchos ya lograron el sueño de ser profesionales, hasta la fecha ya son mil cien los beneficiados.

Asociación de Profesionales del ALBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *