​Crisis política y económica del gobierno neoliberal de Argentina

Square

 

Todos los datos de la economía argentina confirman que el macrismo incumplió sus promesas económicas y sociales. Improvisa justificaciones de su inoperancia. Además, convalida la corrupción de los financistas off-shore con la participación del Presidente Macri en el hecho. Macri no puede ocultar el monumental abismo entre sus promesas y la realidad. 

Macri con la idea de “salir de populismo” impuso varias medidas económicas de corte neoliberal buscando la reducción del déficit fiscal e inflación como las más importantes entre otros indicadores. Políticas económicas con coste social que no obtuvieron los resultados deseados.

Estas medidas neoliberales, fueron la eliminación de los subsidios de la luz, gas, agua, combustibles, transporte, recortó las pensiones de los jubilados, subió los años de jubilación, eliminó la retención de las divisas al sector privado (Cepo Cambiario). Medidas que luego de su implementación arrojaron datos estadísticos muy alarmantes:

Energía Eléctrica, Gas Natural y Agua Corriente: Se encarecieron en un 920%, 930% y 683% respectivamente, según El Observatorio de Políticas Publicas de UNDAV (Universidad Nacional de Avellaneda) e INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos).
Alimento: Los productos que más se encarecieron, por encima del 100% desde 2015 según un informe CEPA (Centro de Economía Política Argentina), son los más consumidos por los argentinos: carne, leche, aceite, harina de trigo, azúcar, tomate y lechuga.
Combustible: Se incrementó en un 94%, según UNDAV.
Transporte: Los incrementos en las tarifas fueron los que afectaron aún más a la clase trabajadora, los incrementos fueron en Autobuses, Tren Urbano y Metros en 207%, 224% y 66% respectivamente, según el informe de la UNDAV.

Todos los anteriores datos sirven de argumentación para dimensionar lo que ocurre económicamente en Argentina, que según la BBC,  los argentinos destinan el 21% de sus ingresos (salario mínimo) para cubrir los servicios básicos. Es decir la quinta parte del salario mínimo. En 2015 (Gobierno de Cristina Kirchner), estos servicios representaban solo el 6% del salario mínimo.

Hablando en términos económicos, todos estos hechos vienen concatenados económicamente, que llevo a que 1USD tenga un valor de 40 pesos argentinos. Al eliminar las subvenciones lo que provocó es un aumento del IPC (Inflación). Es decir el peso argentino pierde su poder adquisitivo, la moneda argentina se deprecia (lo que solías comprar con 1 peso argentino ahora no lo puedes comprar) hablamos de depreciación y no devaluación ya que Argentina se encuentra en un régimen de tipo de cambio flexible. Este fenómeno económico se agudiza aún más con la fuga de capitales existente en la Argentina debido a hechos económicos exógenos como el aumento de la tasa del interés en EEUU. Este shock financiero se da después  de un largo tiempo donde las tasas de interés en EEUU eran bajas y provocaban flujo de capitales a economías emergentes, incluida ArgentinaOtra medida, que estimuló  la depreciación del peso argentino es la eliminación del impuesto a las exportaciones, como también la eliminación de la retención de las divisas al sector privado (Cepo, medida que fue creada durante el gobierno de Cristina Kirchner para frenar la fuga de capitales, medida que tocaba los bolsillos de la burguesía, oligarquía en especial de la oligarquía agro-industrial del Argentina). Muchas veces estas medidas (Cepo) son utilizadas para que productos de consumo interno no sean exportados ante la escasez del mismo.

En la última semana el Gobierno de Macri fijó una tasa de interés a 60% que parece ser que es un incentivo a la inversión privada; pero en realidad es un freno a la fuga de capitales que tiene un efecto socio-económico, ya que hace inaccesible a un crédito de vivienda o productivo, entran en problemas las micro y medianas empresas; por lo tanto, una recesión económica.

Entonces las políticas de liberación de los mercados en Argentina, ante un contexto donde las economías están usando políticas económicas proteccionistas, no fue una correcta receta para el estímulo de la economía argentina. Es así que la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) recomendaba en ese escenario políticas económicas que motiven la inversión pública y la demanda interna como motor del crecimiento.

En conclusión, vemos una vez más que las políticas neoliberales, en términos marxistas básicos, se apropian de la plusvalía de los trabajadores, al llegar a una propensión marginal al consumo igual a 1. Que como consecuencia natural provocan manifestaciones organizadas por movimientos sociales, sindicatos, centrales obreras, gremios de profesores, entre otros. Donde gobiernos de corte neoliberal llegan a criminalizar las protestas. También, se llega a tocar las puertas del FMI (Fondo Monetario Internacional), en el caso de Argentina se le concedió un préstamo de $50.000 millones, el más grande de la historia del FMI. Ahora las políticas económicas sin orientación social siguen al cerrar 10 ministerios (Trabajo, Salud, Cultura, entre otros) de las 22 que existían, que llevan a agudizar aún más el desempleo masivo, que ya era de 124 despidos al día.

Marco Antonio Nina, Egresado de Economía

Militante de Columna Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *